Historia de Berna

Historia de Berna


En 1191, el año de fundación de la ciudad de Berna, el Duque Berchtold V de Zähringen encargó al noble Cuno de Bubenberg construir una ciudad en la península en la que se hallaba un bosque de robles. Von Bubenberg hizo talar el bosque y construyó casas con la madera obtenida. La Torre del Reloj formaba la puerta de la ciudad.

El hoy conocido animal heráldico de la ciudad, un oso, apareció por primera vez en 1224. Según la leyenda la ciudad fue nombrada según el primer animal cazado por el duque durante la construcción de la ciudad.

En el siglo XIII, Berna fue ampliada en dirección al Oeste, formando la Torre de la Prisión la nueva puerta principal. En el siglo XIV siguió la tercera y última ampliación de la ciudad hasta la estación central de trenes actual. En 1353 se afilió como octava ciudad a la "Confederación Helvética", siendo en la Edad Media la ciudad-estado más grande y poderosa del Norte de los Alpes.
En 1405, Berna sufrió un duro golpe cuando gran parte de la ciudad cayó víctima de un incendio. La reconstrucción con arenisca fue iniciada inmediatamente, no obstante ya en el siglo XVI y XVII la mayoría de las casas fue sustituida por edificios nuevos, conservándose, no obstante, el aspecto medieval de la ciudad en su mayor parte hasta el día de hoy. En 1528, los seguidores de Zwingli impusieron la Reforma en Berna. En 1798 tropas francesas invadieron la ciudad, iniciando el ocaso de la antigua Berna. En 1834, Berna fue ciudad universitaria y en 1848 el primer parlamento de Suiza la eligió como capital federal del país. Berna es a la vez capital del Cantón de Berna y sede del gobierno suizo. Más información en BernShow.


Reservación de hotel
Llegada
Noche
Personas

Emmental
Gantrisch
Laupen
Oberaargau

Webcams

Webcam Zytglogge